España Europa Portugal Varios lugares

¿Os apetece pasear sobre las nubes? Os invitamos a probar estos siete columpios del norte de la Península Ibérica.

Montar en columpio, y no nos referimos a los de los parques infantiles, llegaron hace tiempo, y creemos que lo han hecho para quedarse, porque han invadido nuestras redes sociales de fotos con vistas increíbles, divertidas, o simplemente sorprendentes, ¿os animáis a visitar alguno de los que os vamos a proponer a continuación?

1. Columpio de Riaño

Inaugurado hace pocos días, promete ser uno de los puntos candentes del verano, pues ya se cuentan por cientos, los visitantes que se han acercado a la localidad leonesa para probarlo.

Este columpio, que es el más grande de España, se ubica en el Alto del Valcayo, por lo que las vistas de las que disfrutaremos si nos animamos a visitarlo son realmente espectaculares, pues se puede contemplar, no solo el pueblo; sino también una panóramica de la montaña leonesa.

Y además, los más pequeños tendrán la sorpresa de encontrarse con la “Heidi leonesa”, obra de un ilustrador leonés, que nos espera junto al columpio.

2. Doade

Es posible que el nombre no os suene demasiado, pero seguro que habéis visto fotos de esta auténtica maravilla ubicada en tierras gallegas.

El columpio de Doade, más conocido como columpio de Terra Brava es toda una atracción turística, y no nos extraña. La vista que se obtiene desde su asiento es una de las más mágicas de Galicia, y es que,  si somos lo suficientemente valientes para montarnos en él, obtendremos vistas al cañón del Sil.

El único inconveniente que encontramos en esta segunda parada de nuestra ruta, es que el acceso no es gratuito, puesto que se ubica en el interior de los terrenos de bodega. Pero si os apetece hacer un poco de turismo enológico aparte de balancearos, no lo dudéis, pasaros por la bodega Terra Brava, y disfrutad de ambas actividades.

3. Columpio de Nogueira de Ramuin

Muy cerca de nuestra última parada, y a solo tres minutos de Luintra, encontraréis este increíble mirador, de construcción reciente, pero muy conocido entre los amantes de los atardeceres.

El columpio, que se conoce con el nombre de “o bamban do solpor”, y se ubica en el citado mirador,  nos promete las mejores puestas de sol de la Riveira Sacra, además el acceso es fácil, y podremos cubrir la mayoría de la distancia en coche. ¿Os apetece probarlo?

4. Cambados

El próximo balancín es toda una institución entre los amantes de la fotografía. Un columpio situado en la desembocadura del río Umia, y en el que se puede disfrutar de una vista despejada, y única.

Aunque la mayoría de visitantes se acercan al atardecer (la combinación lumínica que encontraréis a la caída del sol nos ha dejado sin palabras), es posible que prefiráis visitarlo a otra hora, en la que la afluencia sea menor, y podáis disfrutar con calma del paisaje.

5. Columpio de Monteferro

Nuestro próximo destino se ubica en la provincia de Vigo. Aunque se encuentra más escondido que los anteriormente mencionados, os prometemos que merece la pena buscarlo.

Este columpio fue construido,  de forma totalmente artesanal por una familia gallega que quiso sorprender a su hijo, y adicionalmente, regalarnos la posibilidad de columpiarnos con vistas al océano, y a las maravillosas Islas Cíes.

Como ya os adelántabamos el acceso no es sencillo, se ubica en la zona de las baterías de cañones, y solo se puede acceder a pie.

6. Tuy

Hacia el final de esta ruta tan especial, y en nuestra última parada en España, llegamos a Tuy, donde se ubica el columpio más romántico de esta lista.

Sus vistas al río Sil nos han conquistado; su ubicación, en el interior de una pérgola recientemente restaurada, lo convierte en único; pero lo más llamativo de esta historia, es que la estructura ha sido colocada en el lugar en que Galicia y Portugal confluyen, dándole un aire romántico, que ninguno en el mundo puede igualar.

El columpio es ya un reclamo para las parejas enamoradas, que inmortalizan su historia de amor en este lugar tan mágico.

7. Columpio de Vila Nova de Cerveira

Nuestra último columpio nos obliga a cruzar la frontera, y a pasar a tierras portuguesas. Y es que no podíamos olvidarnos en esta compilación del que muchos llaman el “mejor columpio del mundo”.

Se ubica en el Miradouro do Cervo, y su popularidad ha excedido ya todas las expectativas. Es tal la afluencia de visitantes, que en alguna ocasión, la policía lusa ha tenido que impedir el acceso para evitar aglomeraciones.

¿Os preguntáis que podemos contemplar mientras nos mecemos en este columpio? Pues bien, desde este columpio doble, se puede contemplar una vista espectacular del río Miño, así como del pueblo de Vila Nova de Cerveira.

Adicionalmente, se puede contemplar el espectacular ciervo ornamental colocado en el propio mirador.

Artículo en colaboración con ZA49

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top