España Europa Varios lugares

Faros con vistas únicas

Rate this post

Con la llegada del calor, la vuelta de los días soleados y el buen tiempo, nos apetece retornar al mar, y empezar a mirar en dirección al horizonte. Pero sabemos que no siempre se puede acudir a la playa, así que hemos pensado en una opción perfecta para disfrutar del mar, y hacerlo con unas espectaculares vistas. Os proponemos los siete faros más espectaculares de España:

1. Torre de Hércules, La Coruña

Hemos decidido iniciar este artículo con la Torre de Hércules, y creemos que merece el reconocimiento, puesto que esta preciosa torre del siglo I d.C. ilumina el camino para los barcos desde hace más tiempo que ningún otro faro del mundo. El faro, de origen romano, está ubicado en un espectacular enclave y desde el año 2009 es Patrimonio de la Humanidad.

La entrada general para visitar la Torre de Hércules es de tres euros, o gratis, si la visita se realiza en lunes, y permite el acceso a la Torre de Hércules y al impresionante parque escultórico que hay en las inmediaciones.

2. Faro del Cabo de Gata, Almería

Este faro también se ha ganado por derecho propio su lugar en esta lista. Aunque el faro actual no es especialmente llamativo, si que lo es su enclave, pues está ubicado sobre un acantilado de cincuenta metros, y las vistas que obtenemos desde su mirador nos permiten contemplar el espectacular arrecife de las sirenas, un lugar cargado de leyendas y encanto.

El acceso al cabo de gata es gratuito, y se realiza por carretera, aunque en los días festivos, especialmente en verano, la carretera puede encontrarse saturada.

3. Faro de punta Nariga, La Coruña

Si antes os llevábamos hasta el faro más antiguo del mundo, ahora os conducimos hasta el más moderno de Galicia. El escondido faro de punta Nariga es un lugar perfecto para los amantes de la naturaleza, pues en torno al faro, encontraréis múltiples formaciones rocosas con las formas más extravagantes y variopintas.

El faro, que fue construido en 1995 está coronado por una llamativa escultura de bronce que no podéis perderos si visitáis este lugar tan único y lleno de magia.

4. Faro de Morro Jable, Fuerteventura

Y después de acantilados imposibles, y vistas de ensueño… nos movemos a un lugar absolutamente diferente. Este faro canario es de una extraordinaria sencillez, y su encanto reside en el entorno que la rodea.

Siguiendo el mismo camino que da acceso al faro de Morro Jable, desembocamos en la playa del Matorral. Una inmensa extensión de arena fina, y aguas de ensueño, por la pasear es todo un placer.

5. Faro Formentor, Mallorca

El faro de Formentor, lo encontramos en el extremo norte de Mallorca, y es una visita obligada. El ascenso hasta el faro se lleva a cabo por una sinuosa carretera (no apta para personas aprensivas), y la belleza que descubriréis en cada curva, os hará seguir ascendiendo.

Al final del agreste camino, si tenéis suerte, podréis disfrutar de la compañía de las cabras que viven en la zona, y que muy tranquilamente pasean entre los visitantes.

6. Faro de Tossa, Gerona

Ya de por sí, Tossa de Mar es un pueblo que uno tiene que visitar más de una vez en la vida; si a ello unimos las vistas panóramicas que obtenemos al subir hasta el faro, la conclusión es que no podemos perdernos la visita a este lugar.

Adicionalmente, el faro de Tossa cuenta con un museo visitable en su interior, aunque por motivos de aforo, es necesario contactar con el faro para concretar la fecha de la visita.

7. Faro del caballo, Cantabria

Este faro de Santoña es uno de los de más difícil acceso, pues su estratégica ubicación lo hace casi inaccesible. En los días de buen tiempo, el acceso es posible en barco; en cambio cuando no es posible acceder por mar, es necesario subir los setecientos sesenta y tres peldaños que llevan al faro. Eso sí, una vez a los pies del faro, la vista que obtendréis desde allí, será maravillosa, y no os arrepentiréis de haber subido.

Bonus

8. Faro de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Navales, Madrid

Este faro es el más extraño de esta lista, lo sabemos, pero creemos que merece la pena hacerle una visita. Su preciosa torre blanca se alza orgullosa en medio de la Capital, y es posible verlo desde muy cerca. Es el faro de la Universidad de Ingeniería Naval de Madrid, y su luz ilumina los alrededores al caer el sol. Sabemos que aquí no encontraréis un mar embravecido, pero es lo suficientemente bello como para que merezca una visita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top