Ruta de dos días en Vigo + Islas Cíes
5/5 - (1 voto)

En esta ocasión nos vamos a Vigo para conocer el norte de España. Hemos de reconocer que teníamos muchas ganas de conocer Galicia, y quisimos empezar por Vigo, y realizar además una visita a las Islas Cíes. ¿Cuál fue nuestro itinerario para este viaje? Por aquí os dejamos nuestra ruta de dos días en Vigo con visita a las Islas Cíes incluida, ¡no os la perdáis!

Ruta de dos días en Vigo con visita a las Islas Cíes. Día 1. Vigo

vista panorámica desde Castro de Vigo
Vista panorámica de Vigo

1. Free tour de Vigo

No es ningún secreto que nos gusta conocer lo principal de las ciudades que visitamos mediante algún tour que nos muestre lo principal del lugar. En este caso, nos decidimos por el tour ofrecido por Civitatis, y nos gustó mucho conocer la historia de la ciudad a través de las explicaciones de nuestra guía.

Por si no queréis perderos este tour por la ría y el centro de Vigo, os dejamos el enlace para que hagáis vuestra reserva gratuita.

2. Castro de Vigo

Después del tour, en nuestra ruta de dos días en Vigo con visita a las Islas Cíes, decidimos visitar el Castro de Vigo, uno de los lugares más conocidos y más bonitos de la ciudad, con vistas inigualables, y perfecto para reposar un rato. La subida puede llegar a hacerse un poco ardua, así que os recomendamos que vayáis con calma, y disfrutéis del camino; o si no os veis con fuerzas, siempre podéis ir en autobús.

Castro de Vigo, detalle

3. Graffitis de Vigo

Arte urbano en los edificios de Vigo
Arte urbano en los edificios de Vigo

Uno de los puntos más sorprendentes del viaje, fueron las preciosas obras de arte urbano que encontrábamos casi en cada esquina. Auténticas maravillas que decoran cumbres, escaleras, o incluso muros sin más. Nos quedamos con la boca abierta por las maravillas que vimos en nuestro viaje.

Graffiti en Vigo

Ruta de dos días en Vigo con visita a las Islas Cíes. Día 2. Islas Cíes

Al día siguiente, y muy emocionados, nos dirigimos a primera hora hacia el puerto de Vigo para continuar con nuestra ruta de dos días en Vigo con visita a las Islas Cíes.

Vista de las Islas Cíes en la subida a Monte Faro

1. Barco a las Islas Cíes

Si vais en coche, seguramente encontréis la zona difícil para aparcar, así que os recomendamos que dejéis en coche aparcado en el parking subterráneo del puerto, ya que aparcar fuera es bastante complicado.

Una vez libres del coche, deberéis dirigiros a los muelles de los que sale el barco en dirección a las Islas Cíes, que por cierto, os recomendamos reservar con antelación porque los principales horarios suelen ir siempre llenos.

Os dejamos el enlace a la página en la que podéis consultar y comprar los boletos de ida y vuelta, seleccionando las fechas que mejor os encajen para vuestro viaje.

2. En las Islas Cíes

Playa de Rodas en las Islas Cíes

Aunque en nuestro caso esperábamos poder bañarnos en las preciosas playas de las Islas Cíes (elegidas como las mejores de España), nos tocó un mal día de lluvia, viento y frío, así que tuvimos que cambiar el plan, y debemos decir que nos encantó el nuevo plan.

Nos decantamos por la ruta de senderismo de Monte Faro; 7,5 kilómetros de subida,  siguiendo el sendero, rodeados de la exuberante naturaleza que bordea el camino, y de los gritos de las gaviotas que nos observaban mientras subíamos.

Subida a Monte Faro en las Islas Cíes

Por la tarde, tras reponer fuerzas, hicimos la ruta de O Monteagudo, donde pudimos disfrutar de una de las mejores visitas ornitológicas que hemos realizado hasta la fecha, ya que esta ruta cuenta con un observatorio de aves espectacular. Además, esta ruta está mucho menos masificada que la ruta que sube a Monte Faro.

Señales de ruta en las Islas Cíes
Ruta ornitológica en las Islas Cíes

3. Vuelta a Vigo

Al final del día, nos acercamos al muelle de embarque, y con los billetes que nos habían proporcionado en la taquilla de Vigo (donde validamos nuestra reserva online), pudimos embarcar para volver hacia Vigo.

El trayecto en ferry es bastante bonito, además, os recomendamos que vayáis muy atentos, porque en el viaje de vuelta pudimos ver delfines nadando en la distancia; con lo que mereció la pena pasar un poco de frío en la zona descubierta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *